Un regalo de Oración y Bendición Perpetua.

Si desea consolar a un ser querido u honrar una fecha especial, la inscripción en nuestra Alianza de Misas Perpetuas Gregorianas, ofrece el regalo perpetuo de las intenciones en misa.

Con eso, los sacerdotes de la Orde Benedictina en varios países diferentes incluirán su intención diariamente en sus misas individuales por los seres queridos que desean mencionar. Este don de fe profunda es perfecto como un regalo de bautismo, primera comunión o confirmación, además de ser profundamente significativo en tiempos de nacimiento o pérdida. Puede solicitar la inscripción de Misas Gregorianas Perpetua tanto para usted como para sus seres queridos (vivos o fallecidos), para un individuo o una familia.

Además de recibir un certificado (Diploma) de inscripción especial.

Legado que Vive

Muchas personas dejan algunos activos en su testamento para las obras de caridad porque se preocupan con causas filantrópicas.

Si nuestro trabajo misionero es una de estas causas para usted, lo invitamos a que nos recuerde en su legado.

Su donación nos ayudará a continuar capacitando a futuros misioneros para servir a individuos y familias en comunidades vulnerables en los EE. UU., Canadá y el Caribe, así como a ayudar a cuidar de nuestros misioneros ancianos que, con gran fe, han dedicado sus vidas a servir a Dios y a los menos afortunados.

El Padre Omar. les da a los niños pobres útiles escolares, elementos deportivos, ropa y alimentos en zonas vulnerables.

Hay cuatro tipos de donaciones que puede considerar.

Donación General:

Una cantidad específica de dinero o un porcentaje de su capital. No necesita identificar la fuente específica de la donación.

Donación Específica:

Una propiedad específica, como una póliza de seguro de vida, una parcela de tierra, casa o propiedad intelectual (Patente).

Declaración de Donación:

Propiedad de una fuente específica que no identifica la donación individual, como una obra de arte en su colección, patente, autor de libros y demás.

Donación Hereditaria:

La cantidad que queda después de que se contabilizan todas las demás donaciones y se pagan los gastos. Dios agradece y nuestra comunidad rorara constantemente por las intenciones solicitadas.